ESCOLA L'ESPERANÇA

Foro para los alumnos y exalumnos
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 HISTORIA CONTEMPORÁNEA UNIVERSAL

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Alberto

avatar

Nombre de missatges : 138
Fecha de inscripción : 30/03/2009
Edad : 40

MensajeTema: HISTORIA CONTEMPORÁNEA UNIVERSAL   Sáb Mayo 02, 2009 4:59 am

Links de interés
http://www.forosegundaguerra.com/
Foro con abundante información acerca de la Segunda Guerra Mundial.


Última edición por Alberto el Jue Sep 24, 2009 7:12 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alberto

avatar

Nombre de missatges : 138
Fecha de inscripción : 30/03/2009
Edad : 40

MensajeTema: Re: HISTORIA CONTEMPORÁNEA UNIVERSAL   Sáb Mayo 02, 2009 5:01 am

PRIMERA GUERRA MUNDIAL: LA BATALLA DE LOOS
Citación :
Durante la Primera Guerra Mundial, ésa gran olvidada, se produjeron matanzas inútiles de soldados, que perdían sus vidas en las trincheras, mientras sus generales se empeñaban desde sus pulidos cuarteles en manejar un estilo de guerra que no comprendían.
Un claro ejemplo se produjo durante la batalla de Loos, en septiembre de 1915. La 21ª y 24ª división inglesa, formada por reclutas que acababan de llegar desde la isla, son las encargadas de realizar un ataque contra las trincheras alemanas, aún cuando se les había prometido que no entrarían en combate. Era el 26 de septiembre. A las once menos veinte se inicia un débil bombardeo artillero que no causó ni una sola baja en las líneas alemanas. A las once de la mañana, los soldados ingleses reciben la orden de avanzar contra las trincheras enemigas. El parte alemán de ese día reza "Nunca los ametralladores alemanes tuvieron un blanco tan fácil y nunca lo realizaron tan a la perfección."
Según cuenta Geoffrey Regan, historiador británico:
"Los alemanes difícilmente podían dar crédito a sus ojos: las tropas británicas marchaban tenazmente hacia ellos. Al llegar a las alambradas, de unos cinco metros de ancho y algo más de un metro de alto, y provistos únicamente de cizallas de mano que no eran lo bastante fuertes para cortar el grueso alambre, muchos hombres intentaban cruzarlas mientras otros se desgarraban en ellas sus manos desnudas. Otros se limitaban a correr arriba y abajo de la línea de alambradas intentando encontrar un hueco, hasta que eran alcanzados por los disparos.
Sólo cuando no quedaba duda alguna de que no había esperanza de pasar, los supervivientes de ambas divisiones se decidieron a retroceder. Era tal la repugnancia que la masacre había provocado en los alemanes que muy pocos dispararon a los soldados británicos que se retiraban."
De los diez mil hombres que ese día se lanzaron al ataque no menos de 385 oficiales y 7.861 soldados resultaron heridos o muertos. Los alemanes, por su parte, no sufrieron ni una sola vícti
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alberto

avatar

Nombre de missatges : 138
Fecha de inscripción : 30/03/2009
Edad : 40

MensajeTema: Re: HISTORIA CONTEMPORÁNEA UNIVERSAL   Sáb Mayo 02, 2009 5:02 am

SIGLO XX
Estamos viendo en estos últimos días la preocupación, y en algunas ocasiones el alarmismo, por la difusión de la influenza porcina. Este hecho ha traido a la memoria la que se considera la peor pandemia de la historia de la humanidad, la conocida como gripe española.
Citación :
1918 fue el fatídico año en que acababa la Primera Guerra Mundial, nueve millones de personas habían perdido la vida, pero la humanidad seguía siendo castigada por un mal mucho más devastador; un terrible virus de la gripe, conocido como "gripe española".
La epidemia fue causada por el brote de la influenza virus A del tipo H1N1, el mismo que el actual, aunque mucho más virulento y mortal tanto en personas ancianas como en individuos fuertes y jóvenes. En cuestión de meses, se convirtío en pandemia y se llevó a la tumba,a casi 40 millones de personas; es decir, cuatro veces más víctimas que dejara la gran guerra. Sólo en España, el virus de la gripe española, causó la muerte a 300.000 personas. Es por ello que esta gripe sea considerada la peor pandemia de la historia.

El origen no fué español
La enfermedad surgió en los Estados Unidos, en el estado de Kansas, pero los Aliados de la Primera Guerra Mundial la llamaron gripe española porque recibió una mayor atención de la prensa en España que en el resto del mundo. Los países implicados en la Gran Guerra no informaban sobre la epidemia para no desmoralizar a las tropas, de modo que las únicas noticias venían en la prensa española. España fue el único que no censuró información ya que era neutral en el conflicto.
Así que como gripe española pasaría a la historia, por mas que el primer brote, la ola de primavera de la epidemia, se originara, al parecer, en los cuarteles militares estadounidenses en marzo de 1918. El segundo brote, la ola principal de la pandemia global tuvo lugar de septiembre a noviembre de ese mismo año. Hubo, en numerosas zonas, una tercera ola, muy grave, a principios de 1919.

Virulencia letal
Por entonces, todavía no se habían descubierto los antibióticos. En su mayoría la gente que murió durante la pandemia lo hizo por neumonía causada por bacterias oportunistas que infectaron a quienes la gripe había ya debilitado. Sin embargo, una parte de los afectados por la epidemia murieron apenas unos días después de que se les manifestaran los síntomas de la enfermedad, victimas de una neumonía vírica mas grave, originada por la misma gripe, que dejo sus pulmones completamente encharcados de sangre o liquido. Además, la mayoría de los fallecidos eran adultos jóvenes de entre 15 y 35 años, un grupo poblacional que rara vez muere de gripe.

Los investigadores detectaron mucho tiempo después que se trató de un gripe transmitida por las aves, y no porcina. De modo que el virus de 1918 no tenía ningún gen de tipo humano: era un virus de la gripe aviar, sin mezclas. Tenía, eso sí, 25 mutaciones que lo distinguían de un virus de la gripe aviar típico, y entre ellas debían estar las que le permitieron adaptarse al ser humano. Se supo así que el virus de la gripe española se multiplica 50 veces más que la gripe común tras un día de infección, y 39.000 veces más tras cuatro días. Mata a todos los ratones de laboratorio en menos de una semana.
El fantasma de la gripe española
El miedo a que se propague un nuevo virus de una virulencia letal similar al de la mal llamada " gripe española", planea estos dias después de que hemos conocido el alcance de contagio entre humanos por gripe porcina aunque, al menos hasta ahora, este nuevo brote sólo haya causado muertes en México.

La gripe española de 1918 fué la peor de las tres epidemias de gripe del siglo XX, pero no es menos cierto que entonces las medidas sanitarias eran muy precarias tras la gran guerra; no se contaba con antivirales, y además los estados, que trataban de recuperarse del desastre, no pudieron tomar las medidas adecuadas para evitar que la pandemia se propagara. Las carencias sanitarias y alimenticias, además de la imposibilidad de aislar a las personas contagiadas en hospitales abarrotados de heridos de guerra, fomentaron más si cabe el contagio. Los ciudadanos se encontraron desprotegidos frente al virus y en pocos meses el desastre era incontrolable.

90 años después de aquello, el temor a que resucite el fantasma de "la gripe española" sigue estando presente.

Enlace: http://arquehistoria.com/historias/la-gripe-espa-ola-la-peor-pandemia-de-la-historia






Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alberto

avatar

Nombre de missatges : 138
Fecha de inscripción : 30/03/2009
Edad : 40

MensajeTema: Re: HISTORIA CONTEMPORÁNEA UNIVERSAL   Vie Jun 12, 2009 7:55 am

Citación :
¿Cómo se produjo el “crack” de 1929?
Por César Vidal
A más de diez años del final de la primera guerra mundial el mundo parecía hallarse en el mejor de sus momentos. La inversión crecía, el empleo aumentaba y el bienestar se popularizaba como en ningún momento anterior de la Historia universal. Sin embargo, en octubre de 1929, la Bolsa de Nueva York quebró y todo el planeta se vio arrastrado a un curso desgraciado que carecía de precedente comparable en la trayectoria histórica del ser humano.

El final de la primera guerra mundial en 1919 trajo consigo cambios espectaculares. Quizá el más significativo fuera que Estados Unidos había emergido como una gran potencia y que se había convertido en el primer acreedor mundial. El triunfo de los bolcheviques en Rusia en 1917 había hecho temer la extensión de revoluciones sociales en Europa pero a inicios de los años veinte la amenaza estaba, aparentemente, conjurada y, en medio de una extraordinaria creatividad artística, el mundo parecía no sólo recuperar la tranquilidad sino avanzar hacia un bienestar incomparable. No en vano se comenzaba a hablar de unos “felices años veinte” en los que a los sonidos del charlestón se sumaron los de los primeros automóviles o las pianolas que aportaban la música de fondo a las películas de Charlot.

En 1927, tras haber recogido enormes beneficios en el exterior y apoyándose en una economía en estado de expansión, los financieros de Estados Unidos que operaban en la bolsa de Wall Street dirigieron sus operaciones hacia el mercado interior. Esta decisión tuvo una trascendencia considerable ya que en la medida en que compraban valores nacionales se producía una subida de los precios de las acciones de las empresas norteamericanas. Como era de esperar, mientras seguían produciéndose subidas, aumentaba el número de inversores que deseaban aprovechar la tendencia alcista de la Bolsa.

Cuando llegó el año 1929, cerca del nueve por ciento de los norteamericanos había invertido ya sus ahorros en el mercado de valores. En algunos casos lo habían hecho por su cuenta pero en otros se habían valido de empresas de inversiones creadas con esta finalidad. Esta circunstancia significaba no sólo que su futuro dependía de los avatares de la Bolsa sino también el de sus hijos porque esos ahorros en no escasa medida tenían la finalidad de asegurar sus estudios en la universidad o la apertura de negocios de mayor o menor dimensión. Cuando en el mes de marzo de 1929, Herbert Hoover fue nombrado presidente todo hacía preludiar un mandato feliz. ¿Todo? La Reserva federal aumentó en un uno por ciento el tipo de interés y aconsejó a los bancos que la componían que no concediesen créditos para invertir en la Bolsa. Temía —y no le faltaba razón— que la época de las vacas gordas terminara. Sin embargo, al final la Reserva no se atrevió a mantener esta línea de conducta porque uno de sus directores tenía importantes intereses en el mercado de valores y no deseaba perder dinero. En cualquier caso, la voz de alarma estaba dada y en octubre de 1929, comenzó a producirse una venta de activos bursátiles con la intención de invertirlos en otras actividades.

No era nada grave pero no tardó en cundir el pánico. El miércoles, 23 de octubre se vendieron seis millones de acciones a precios que cada vez resultaban menores. El denominado “jueves negro”, el número de acciones vendidas se elevó a doce millones. Cuando comenzó la semana siguiente se vendieron otros nueve millones de acciones.

En el “martes negro” —tras una pérdida de más de veinticuatro mil millones de dólares en una semana— se colapsó la Bolsa. Entonces el pavor que se había apoderado de la Bolsa de Nueva York se extendió como una mancha de aceite por todo el país. En Chicago, en San Francisco, se produjo el caos. La respuesta inmediata de la gente de la calle fue acudir a los bancos donde tenían depositado su dinero para retirarlo. Como era de esperar, los bancos no pudieron devolver todos los depósitos por la sencilla razón de que una buena parte estaba invertida en préstamos o inversiones. El resultado inmediato fue la quiebra en cadena de un banco tras otro y con ella los suicidios de financieros y empresarios que se habían visto arrastrados a la ruina de la noche a la mañana. El gobierno podía haber contenido aquella situación simplemente con nuevas emisiones de moneda y realizando un llamamiento a la tranquilidad. No lo hizo y en cuestión de semanas, los impagos y la morosidad se dispararon y con ellas el cierre de las empresas y el desempleo.

En Estados Unidos, el número de parados ascendió a dos millones de personas. Era un desastre pero peor fue en Gran Bretaña donde llegó a cuatro millones o en Alemania donde rebasó los seis. Economías que contaban con buenas perspectivas como la argentina, la mexicana o la brasileña se vinieron abajo. Lo peor de todo no fueron los efectos económicos de la crisis sino los socio-políticos. De la noche a la mañana, la clase media se vio aniquilada y arrastrada hacia su proletarización mientras que la clase obrera acentuaba su desconfianza hacia los sistemas liberales y volvía los ojos hacia soluciones totalitarias que, en apariencia, le asegurarían al menos el pan cotidiano. El desprestigio de los parlamentarismos comenzó a tener por ello resultados acentuadamente dramáticos en todo el mundo.

En 1930, el partido nazi de Hitler pasó a convertirse en la segunda fuerza electoral de Alemania y tres años después alcanzaba el poder absoluto. En 1931, la república nacía en España en medio de posiciones radicalizadas de las izquierdas y del temor de las derechas a una revolución social. Tres años después sufría un levantamiento de izquierdas y nacionalistas, y en 1936 un golpe militar que degeneraría en guerra civil. Mientras tanto la URSS, la Italia fascista y la Alemania nazi hacían gala de sus apetencias territoriales. En 1939, una nueva guerra mundial aniquilaría el mundo posterior a la Gran guerra de 1914-18 dejando tras de si la estela de cincuenta millones de muertos. En sus orígenes, se hallaban la especulación ciega, la quiebra de Wall Street y la incapacidad de los gobiernos para controlarla.

http://revista.libertaddigital.com/como-se-produjo-el-crack-de-1929-707.html
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alberto

avatar

Nombre de missatges : 138
Fecha de inscripción : 30/03/2009
Edad : 40

MensajeTema: Re: HISTORIA CONTEMPORÁNEA UNIVERSAL   Miér Sep 30, 2009 8:08 am

Citación :
NEW HAVEN, EEUU — Un fragmento de cráneo que se creía pertenecía a Adolf Hitler es de hecho de una mujer no identificada, según un estudio estadounidense que revivió las interrogantes sobre la muerte del líder nazi.

El fragmento, con un agujero de bala, ha sido usado para sustentar la teoría de que Hitler tomó cianuro y se disparó a sí mismo en su búnker de Berlín cuando las tropas soviéticas se acercaban, en abril de 1945.

Las dudas sobre cómo se sucedieron los acontecimientos -e incluso las especulaciones de que Hitler pudo haber escapado- han persistido durante décadas.

Los debates volvieron más importante el fragmento, que fue exhibido por primera vez en el Archivo Federal de Moscú en 2000, como un trofeo de guerra único que enorgullecía a los rusos. Además del cráneo, las tropas soviéticas indicaron que habían exhumado la mandíbula de Hitler y que la identidad del hueso había sido confirmada mediante sus asistentes dentales.


Ahora, profesores de la Universidad de Connecticut afirman que los estudios muestran que el cráneo pertenecía a una mujer, probablemente de entre 20 y 40 años.

El arquólogo y especialista en huesos Nick Bellantoni indicó que sospechó de inmediato que el hueso pertenecía a una mujer debido a su estructura. Y su colega Linda Strausbaugh, directora del centro de genética aplicada de la universidad, aceptó realizar un análisis de ADN si conseguían una buena muestra. Fue así que Bellantoni viajó a Moscú, donde se le permitió obtener una muestra de ADN, y a finales de mayo el equipo comenzó a trabajar en el laboratorio de la universidad en Storrs, Connecticut (noreste).

Inicialmente temieron que el estado del cráneo les impediría obtener resultados. "Lo que nos expusieron fue la parte que estaba carbonizada. El fuego es uno de los grandes enemigos para obtener evidencia de ADN", dijo Strausbaugh a la AFP. El cráneo había sido almacenado a temperatura ambiente, lo que también dañó el ADN. Pero el interior del fragmento no estaba quemado y "las cantidades que obtuvimos estaban dentro de la gama que deben tener las muestras de ADN", explicó.

El resultado fue sorprendente. "Lo que el ADN nos dijo es que era una mujer", relató Strausbaugh.

La revelación es divulgada en un nuevo documental divulgado por el canal History Channel y titulado 'El escape de Hitler', que relanza la idea de que Hitler podría haber escapado de Berlín.

Strausbaugh aclara que sus análisis no prueban nada sobre la suerte de Hitler, sólo que el cráneo atribuido al perteneció a otra persona.

Según el historiador sobre el Holocausto Christopher Browning, profesor de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, los resultados de los análisis no cambian el consenso de que Hitler murió en el búnker. Los historiadores no se basan solo en el relato de las tropas soviéticas, indicó. También hay investigaciones de ese periodo, incluida una realizada por oficiales de inteligencia británicos, que recolectaron evidencias de testigos sobre los cadáveres de Hitler y su amante Eva Braun. "Nada de eso depende de la presunta validez de un cuerpo o cráneo en posesión de los rusos", dijo Browning. "Cuando el History Channel dice que esto pone en duda todo lo que sabemos desde 1945, es falso".

Los soviéticos han indicado que movieron varias veces los restos atribuidos a Hitler, Braun o su ministro de propaganda Joseph Goebbels y su esposa e hijos, recordó Brown.

"El problema con muchas de estas muestra es que no han sido archivadas, no fueron guardadas en forma correcta", indicó por su parte Strausbaugh.

Si se obtuvieran más muestras de ADN de miembros de la familia de quienes murieron en el búnker, las reliquias podrían contar su historia. Pero por ahora, la identidad del cráneo en los archivos de Moscú es un enigma, aseguró Strausbaugh.

http://www.google.com/hostednews/afp/article/ALeqM5jRTxoNLnWMj6kBs5PJMzcwI5vBkw
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alberto

avatar

Nombre de missatges : 138
Fecha de inscripción : 30/03/2009
Edad : 40

MensajeTema: Re: HISTORIA CONTEMPORÁNEA UNIVERSAL   Miér Sep 30, 2009 8:19 am

Citación :
Sigue siendo incierta la fecha exacta en que los lideres nazis decidieron llevar a cabo la “Solución Final”, el plan de aniquilar los judíos. El genocidio de los judíos fue la culminación de una década de política nazi bajo el gobierno de Hitler.

La persecución y segregación de los judíos fue llevada a cabo en varias etapas. Después que el partido nazi llegó al poder, el racismo impuesto por el estado resultó en legislación antisemita, boicots, “arianización”, y los pogroms de Kristallnacht, que se dirigían a aislar sistemáticamente los judíos de la sociedad alemana y forzarlos a salir de Alemania.


Después de la invasión alemana de Polonia en 1939 (el inicio de la Segunda Guerra Mundial), la política antisemita se desarrolló en un detallado plan para concentrar y eventualmente aniquilar a los judíos europeos. Los nazis primero crearon ghettos en el Gobierno General (un territorio en Polonia central y oriental en la cual los alemanes crearon un gobierno alemán) y el Warthegau (un área de Polonia occidental anexado a Alemania). Los judíos polacos y de Europa occidental fueron deportados a estos ghettos.

Después de la invasión alemana de la Unión Soviética en 1941, Einsatzgruppen (equipos móviles de matanza) empezaron operaciones de matanza dirigidas a comunidades enteras de judíos. Las SS, la guardia exclusiva del estado nazi, pronto vieron los métodos de los equipos móviles -- predominantemente fusilamientos o camiones de gas -- como ineficientes y psicológicamente difíciles para los ejecutantes. El 31 de julio de 1941, Hermann Goering autorizó a Reinhard Heydrich a preparar y ejecutar “una solución completa del problema judío”.

En el otoño de 1941, Heinrich Himmler encargó a SS General Odilio Globocnik (el líder de las SS y la policía para el distrito de Lublin) de la aplicación de un plan para matar sistemáticamente a los judíos del Gobierno General. “Aktion Reinhard” fue el nombre en clave dado a la operación por Heydrich (que había sido el encargado de la preparación de la “Solución Final” y que fue asesinado por partisanos checos en mayo de 1942). Tres campos de exterminio fueron creados en Polonia como parte de la Aktion Reinhard -- Belzec, Sobibor, y Treblinka. Al llegar a los campos, los judíos eran mandados directamente a las cámaras de gas. El asistente de Globocnik, SS Comandante Hermann Hoefle, estaba encargado de organizar las deportaciones a los campos de la Aktion Reinhard.


Los nazis también gasearon judíos en otros campos de exterminio en Polonia: Auschwitz-Birkenau (que era el campo más grande), Majdanek, y Chelmno. En Majdanek, grupos de judíos considerados incapaces de trabajar fueron gaseados. En Chelmno, los judíos fueron gaseados en camiones. Los nazis sistemáticamente asesinaron a más de tres millones de judíos en los campos de exterminio.

En su totalidad, la “Solución Final” exigió el asesinato de los judíos de Europa por gaseamiento, fusilamiento, y otras medidas. Casi seis millones de judíos murieron -- dos tercios de los judíos que vivían en Europa en 1939.



http://www.ushmm.org/wlc/article.php?lang=es&ModuleId=10005759
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alberto

avatar

Nombre de missatges : 138
Fecha de inscripción : 30/03/2009
Edad : 40

MensajeTema: Re: HISTORIA CONTEMPORÁNEA UNIVERSAL   Vie Nov 27, 2009 8:43 am

SOLDADOS JUDÍOS EN EL EJÉRCITO NAZI

Citación :
El soldado Wolfram Günther sirvió en una unidad de Sturmgeschütz (cañón de asalto) de la Wehrmacht en el frente del Este; en un solo día destruyó varios carros de combate rusos y sus valientes acciones de guerra le granjearon la Cruz de Hierro. El capitán Klaus von Schmeling-Diringshofen, al mando de la 1ª Compañía del 73º Regimiento de Infantería, cayó heroicamente en combate al frente de sus hombres en Polonia, tuvo derecho a un elogio fúnebre radiofónico y fue enterrado en un féretro cubierto por una bandera con la cruz gamada. El as de caza Sigfried Simsch logró 95 derribos y la Cruz de Caballero. Bernahrd Rogge fue uno de los más osados capitanes de navío de superficie alemanes: al mando de su famoso crucero auxiliar, el legendario buque corsario Atlantis, hundió o capturó 22 navíos aliados y tuvo en jaque a toda la flota británica (la película Bajo diez banderas narra sus hazañas). Esos cuatro militares que lucharon por el III Reich durante la II Guerra Mundial presentan una sorprendente característica común: ¡tenían orígenes judíos!

De manera que nos puede parecer increíble, los cuatro hombres sirvieron a las órdenes del que en realidad era su principal enemigo, Adolf Hitler, que mientras tanto estaba planificando o ejecutando la persecución y el asesinato de los que eran como ellos.

Su peripecia no es en absoluto excepcional. El historiador estadounidense Bryan Mark Rigg, del que se acaba de publicar en español su pormenorizado y monumental estudio La tragedia de los soldados judíos de Hitler (Inédita), ha documentado decenas de miles de casos de personas de origen judío que lucharon en el bando alemán en todas las ramas de las Fuerzas Armadas hitlerianas, sobre todo la Wehrmacht, pero también la Luftwaffe, la Kriegsmarine (hubo almirantes y un comandante de submarino de origen judío, Helmut Schmoenckel, del U-802) e incluso las Waffen SS (hasta un teniente coronel), que, si tienes familia hebrea, ya es rizar el rizo.

Rigg calcula que fueron como mínimo 150.000 (la cifra es discutida por estudiosos como Cesarini y Bartov). Aunque muchos fueron discriminados y expulsados, algunos de esos hombres alcanzaron las más altas graduaciones -uno, Milch, llegó a mariscal de campo- y recibieron las condecoraciones más importantes. Cómo el ejército de un régimen antisemita que diabolizó y exterminó a los judíos tuvo en sus filas a millares de los que consideraba sus peores enemigos, y cómo personas a las que se juzgaba racialmente inferiores y a eliminar aceptaron luchar -y morir- por sus potenciales asesinos en contra de sus salvadores; cómo, en resumen, pudo alguien recitar, aunque fuera por lo bajinis, el Kadish en la Wehrmacht, son las alucinantes cuestiones a las que trata de responder este libro. Rigg no sólo ha consultado una apabullante documentación, sino que realizó 430 entrevistas con soldados supervivientes de origen judío.

El resultado del estudio es un amplísimo y conmovedor fresco en el que cabe de todo, como en la naturaleza humana. Muchas de las personas de origen judío que lucharon bajo las banderas del Reich lo hicieron porque no tenían otra alternativa, porque consideraron que eso les daba más posibilidades de supervivencia en el régimen hitleriano, a ellos y a sus familias, y porque los obligaron. "Sabía que todo lo que hacía iba contra mis intereses y los de los míos, pero qué iba a hacer", explicó el cabo Richard Riess. Otros muchos, y esto es más sorprendente, lo hicieron porque se consideraban plenamente alemanes y creían su deber combatir por su patria; pensaban incluso -ingenuamente- que luchar, y hacerlo bien, con valor, les devolvería la estima de las autoridades y de sus compatriotas. Hay que resaltar que la inmensa mayoría de los soldados de origen judío, según ha constatado Rigg, ignoraban el alcance de la persecución nazi y el horror de los campos de exterminio. También hubo casos de personas que escondieron su identidad y se camuflaron bajo el uniforme: el lugar más seguro podía ser la boca del lobo. Y un puñado de malvados -los hay siempre- a los que no les importó subirse al carro de los verdugos.

Por su parte, los dirigentes del III Reich, empezando por el propio Hitler, demostraron, dentro de su patológico e irreductible odio a los judíos, a veces un sorprendente pragmatismo: la eliminación de algunos militares de origen judío podía esperar o incluso aplazarse definitivamente en función de los méritos de éstos que al cabo ayudaban a ganar la guerra. Es célebre la frase de Goering, que tenía bastante manga ancha en la Luftwaffe: "Wer Jude ist, bestimme ich!" ("¡Yo decido quién es judío!"). Hitler, que siempre tenía en realidad la última palabra, personalmente autorizó que determinados militares permanecieran en el ejército pese a sus orígenes, y hasta permitió que ascendieran y que ocuparan puestos relevantes como generales, pilotos de caza o comandantes de navíos de guerra. Un caso es el del célebre general Fritz Bayerlein, mano derecha de Rommel, que fue forzado a retirarse en 1934 por poco ario (una cuarta parte de sangre judía) y al que el Führer concedió una dispensa para seguir sirviendo: acabó la guerra con la Cruz de Caballero con espadas y hojas de roble y al mando de la división acorazada de élite Panzer Lehr.

Para entender bien el caso de los soldados judíos de Hitler, hay que sumergirse en el desquiciado y a menudo contradictorio mundo de las teorías raciales nazis y las leyes que emanaron progresivamente de éstas. Dentro de lo que consideraban judíos, los nazis distinguían entre judíos propiamente dichos (de padre o madre judíos, a eliminar los primeros) y Mischlinge (mestizos cruzados): medio judíos (con dos abuelos judíos) y judíos de un cuarto (con un abuelo judío), que vendrían después. Estos conceptos que nos pueden parecer absurdos pero que para miles de personas significaron una cuestión de vida o muerte convirtieron la identidad judía en algo rocambolesco y abracadabrante. De hecho, se da la paradoja de que muchos a los que los nazis tenían por judíos, un rabino ortodoxo no los habría considerado nunca así. Ellos mismos tampoco se consideraban en muchos casos judíos. Gran cantidad de Mischlinge sólo descubrieron sus orígenes judíos gracias a los nazis. A alguno que era miembro de la SA o las SS le proporcionó el natural disgusto.

http://www.elpais.com/articulo/cultura/ordenes/peor/enemigo/elpepucul/20091127elpepicul_1/Tes
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: HISTORIA CONTEMPORÁNEA UNIVERSAL   

Volver arriba Ir abajo
 
HISTORIA CONTEMPORÁNEA UNIVERSAL
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» mi historia sobrenatural y la "relacion" con la "sombra"
» Australia sufre la peor inundación de su historia
» Si entra en erupción un volcán en Islandia, sería repetir la historia trágica?
» MI HISTORIA
» LA PEOR CAIDA DEL EURO EN SU HISTORIA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
ESCOLA L'ESPERANÇA :: Bachillerato :: Geografía, Historia, Historia del Arte-
Cambiar a: